Personal

Victoria de 200 000 marinos bangladesíes tras una década de lucha por sus derechos

 

A fines del mes pasado, más de 200 000 naujan (trabajadores de la navegación fluvial) unidos bajo la bandera de la Federación Noujan Shramik de Bangladés (BNSF), afiliada a la ITF, consiguieron importantes mejoras en sus condiciones de trabajo después de llevar adelante una huelga de tres días contra la Asociación de Propietarios de Buques de Carga de Bangladés.

Uno de los logros es que los empleadores accedieron al pago de asignaciones alimentarias para la tripulación a bordo de buques de navegación fluvial, una reivindicación que los marinos llevaban tiempo planteando.

Ashiqul Alam Chowdhury, secretario general de la BNSF, señaló: “Esto se había convertido en una cuestión sensible para nosotros, y solo reclamábamos lo que está escrito en el MLC con respecto a las asignaciones alimentarias para los tripulantes a bordo de cargueros”.

El Convenio sobre el Trabajo Marítimo (MLC) exige a los empleadores proporcionar agua potable y alimentos de calidad a los trabajadores a bordo de embarcaciones. Los buques de mayor porte cuentan normalmente con un cocinero cualificado a bordo, pero la prestación de asignaciones adecuadas es otra manera en que los empleadores pueden cumplir con sus obligaciones si la embarcación es demasiado pequeña para tener un cocinero y una cocina a bordo.

Como parte de la solución al conflicto, la asociación de propietarios de buques acordó avanzar con un pliego de 11 reivindicaciones elaborado por los trabajadores. El documento exige:

la entrega de cartas de nombramiento a los trabajadores;
la emisión de tarjetas de identidad y libretas de trabajo;
la garantía de protección social para los trabajadores;
el pago de asignaciones alimentarias;
el cese de la extorsión y los robos a bordo de los buques;
la formalización de los empleos;
la aplicación de la escala salarial de 2016.

Chowdhury explicó que los empleadores habían prometido cumplir con estas peticiones, incluidas las asignaciones alimentarias, con anterioridad. En noviembre del año pasado, las medidas de fuerza organizadas por el sindicato fueron suspendidas solo después de que los propietarios ofrecieran “garantías”.

“No cumplieron su promesa”, afirmó Chowdhury. “Pero esta vez las cosas son diferentes”.

Comentó que en parte se debe a que la última medida de fuerza paralizó la red de distribución de cargas de los navieros.

La Asociación de Propietarios de Buques de Carga de Bangladés es responsable de la operación de 5000 cargueros a lo largo de una red fluvial que permite transportar cargas hasta y desde 50 buques nodriza ubicados cerca del mar (en los puertos de Chittagong y Mongla), a través de vías de agua interiores que llevan a puertos fluviales y terminales aguas arriba.

“Su sistema quedó totalmente paralizado debido a la huelga que llevamos adelante a fines de octubre, y esto ha hecho que tomen en serio a los trabajadores marítimos”, dijo Chowdhury.

“El 23 de octubre hubo una reunión entre los empleadores y los dirigentes del sindicato en la que estuvo presente el ministro de Trabajo y Empleo. Acordamos que a partir de octubre los trabajadores a bordo de buques de distinto porte comenzarían a recibir el pago de asignaciones alimentarias”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *