- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

Port Tarragona licita el proyecto de restauración de la Torre de Virgilio de la Pineda por importe de 577.786,48 euros

PUBLICIDAD

La APT ha conseguido una subvención del programa del “2% cultural” por el mismo importe de la licitación

La ejecución de las obras tendrá una duración de 6 meses desde la fecha de firma del contrato

La Autoridad Portuaria de Tarragona ha licitado el proyecto de restauración de la Torre de Virgili por importe de 577.786,48 euros. Este importe proviene de la subvención que ha conseguido a través del programa “2% cultural”, financiado desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y gestionado por el Ministerio de Cultura, con la colaboración del Ayuntamiento de Vila- seca. La torre es una construcción medieval del siglo XIII, declarada Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), que está ubicada en el término municipal de Vila-Seca, cerca de la población de La Pineda, en los terrenos que ocupa la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). La ejecución del proyecto de restauración tiene prevista una duración de 6 meses desde el momento en que se inicien las obras.

La APT ha iniciado el proceso de licitación de las obras de restauración de la Torre de Virgilio para el importe de la subvención de 577.786,48 euros conseguidos para financiar el proyecto. Este importe se ha otorgado desde el programa “2% cultural” que establece la obligación de destinar en los contratos de obras públicas una partida de al menos el 2% para trabajos de conservación del Patrimonio Cultural o para el fomento de la creatividad artística: En este fondo cultural, y en el caso concreto de esta actuación, participa el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Ministerio de Cultura, y su objetivo es proporcionar ayudas para la financiación de trabajos de conservación o enriquecimiento de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico.

La Torre de Virgili es una construcción del siglo XIII que ha sido declarada BCIN está ubicada en un extremo de los terrenos del Puerto de Tarragona destinados a acoger la ZAL de Vila-seca. Es accesible desde la carretera TV-3146 que une La Pineda y Tarragona dentro del término municipal de Vila-seca, y está ubicada a unos 800 metros del mar. Esta torre, que pertenecía a la familia Virgili, tiene sus raíces en la Edad Media y fue construida como punto de vigilancia y defensa.

Restauración de la torre

Con esta licitación para la restauración de la Torre de Virgilio, el Puerto de Tarragona quiere recuperar el patrimonio histórico situado dentro del dominio público portuario, fomentar su divulgación y facilitar el acceso al público. El estado actual de la torre presenta lesiones graves por lo que es necesaria una importante intervención. El edificio presenta una planta rectangular de aproximadamente 5,60 x 6,60, con muros de un grosor de 60 cm aproximadamente y unos 11 metros de altura. En el interior, se divide en una planta baja y dos pisos y, por encima de los dos pisos, una azotea. La puerta de acceso se encuentra en la planta baja. La restauración prevé actuar en estas dos plantas superiores que han sufrido el desprendimiento de parte del forjado y han dejado al descubierto el interior de la torre.

El proyecto de restauración de la torre, así como la mejora de los accesos y el entorno, contempla la restauración de las fachadas y la adecuación del interior para un uso público futuro que permita su acceso de forma regulada. En cuanto al entorno de la torre, el proyecto que se saca a licitación contempla la adecuación de los accesos para integrarlo en la ruta patrimonial municipal y facilitar la visita.

La Torre de Virgilio se utilizó durante la Guerra Civil como caseta de obras y como torre de vigilancia del campo de aviación de La Pineda. A pocos metros de la torre se conservan los restos de una de las tres entradas que tenía el refugio subterráneo construido también en esa época. El proyecto de restauración de la Torre En Virgili no incluye las edificaciones anexas de época contemporánea. Sin embargo, la adecuación del refugio antiaéreo será objeto de una rehabilitación en otro proyecto que todavía no tiene fecha.

¿Qué son las torres de vigilancia

La Torre de Virgilio es considerada una torre de vigilancia. Las torres de vigilancia o vigila son torres de defensa que se construyeron en la costa tarraconense, como en toda la vertiente mediterránea de la península, durante los siglos XVI y XVII con el objetivo de prevenir los ataques de piratas en el norte de África las poblaciones vecinas y como refugio de los habitantes cercanos a estas construcciones defensivas. para protegerla de posibles ataques. En el término municipal de Vila-seca existe una alta densidad de torres, en gran parte, debido a la presencia de pequeños núcleos de población que existían en la región con la consiguiente actividad comercial que generaban. Las torres permitían vigilar el territorio desde una perspectiva panorámica y avisar a la población con tiempo para buscar refugio o para la fuga.

Las torres de defensa de Vila-seca

Vila-seca contaba años atrás con varias de estas torres de vigilancia o defensa para protegerse de posibles ataques. Muchas de estas torres todavía se conservan hoy en día como elemento patrimonial y forman parte de la ruta para conocer el centro histórico de Vila-seca a través de los monumentos patrimoniales que disponen de un código QR que ofrecen la información en 5 idiomas: catalán, castellano, inglés, francés y ruso.

Entre las torres de defensa de la ruta que se encuentran dentro de la ciudad destacan:

El Portal de San Antonio

El portal de Sant Antoni es un portal con torre que se encuentra en el corazón del centro histórico de Vila-seca. Declarado Bien Cultural de Interés Nacional. El primitivo recinto amurallado situado al este de la actual Iglesia y defendido por cuatro torres, sin embargo, resultó insuficiente para proteger la villa. A mediados del siglo XIV empezó a fortificarse un segundo perímetro amurallado que serviría 400 años.

La Torre del Diezmo

La Torre del Delme, también conocida por la Torre de Guardiola, se encuentra en la estrecha calle de Riudoms, en el edificio de Cal Delme. Formaba parte del conjunto de dependencias pertenecientes a la Casa Delmaria del Ardiaca. Era el lugar donde los villa-secanos pagaban los tributos. La torre actual fue construida en el siglo XVI, pero su estructura es mucho más antigua, del siglo XII.

La Torre del Ardiaca

Tras las obras de restauración del ábside de la iglesia medieval se descubrió una torre que apuntaba a que fue construida hacia la primera mitad del siglo XIV. Se especula que, por sus medidas (más de 50m2 de base), podría haber sido la torre principal de la antigua Vila-seca del Comú.

La Torre de la Abadía

La torre de la Abadía es cuadrada. Está constituida por una planta baja y tres pisos y una terraza superior acabada con almenas. Cronológicamente puede situarse entre los siglos XII y el XIV. La torre de la abadía fue restaurada en 1600, siendo párroco de Vila-seca, Pere Gebelí, que ensanchó la casa rectoral e impulsó la construcción de la iglesia parroquial.

La Torre de la Tuies del Café

La torre de la Tuies del Café (s. XVI) se encuentra en la calle de Sant Antoni, en las afueras de la muralla, en el tramo del lado occidental. Hoy en día, la torre está incluida dentro de las viviendas, pero la apertura de la calle Abat Aureli Escarré permite visualizar en toda su altura la fachada meridional.

Torres fora vila

Aparte de las mencionadas, en el término municipal y alrededores todavía se pueden ver otras torres de defensa. Es el caso, por ejemplo, de la Torre de Virgilio, y también de la Torre de Dulce, la Torre de la Pineda, la Torre de los Carboners, y la del Mas d’en Ramon :

La Torre d’en Dulce

La Torre d’en Dulce que fue construida en el siglo XII y reconstruida en el siglo XV. Actualmente, forma parte de un parque público que recibe su nombre y que delimita con la carretera que une Vila-seca con la Pineda .

La Torre de la Ermita del Pineda

La Torre de la Ermita del Pineda fue construida en el siglo XVI y reconstruida dos siglos después. La edificación consta de una planta cuadrada adosada a la ermita homónima, ubicada en las afueras del municipio.

La Torre de los Carboneros

La Torre de los Carboners datada en el siglo XIII, está situada a mil metros en dirección sudeste partiendo de la Torre d’en Dolça. Sus medidas (43m² de base), su ubicación estratégica y las diversas aspilleras que configuran las paredes de todos los pisos, invitan a pensar que era el refugio de un buen número de personas que conformaban el campesinado de la comarca.

La Torre de Mas d’en Ramon

La Torre ronda del Mas d’en Ramon está documentada en el siglo XV. Consta de una planta redonda de unos 6 metros de diámetro, con la base ataludada y 9 de altura, aunque antiguamente su altura era como mínimo de 11 metros. Pese a su estado dañado, a día de hoy no ha sido restaurada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD