- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

La velocidad de transmisión de datos en alta mar mediante banda ancha satelital se incrementa un 22% en 2022

PUBLICIDAD

La utilización de IA para la toma de decisiones informadas, tales como la optimización de rutas de navegación a partir de datos oceanográficos y meteorológicos en tiempo real, permitiría reducir hasta en un 8% tanto el consumo de combustible como las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La velocidad de transmisión de datos mediante banda ancha satelital en alta mar se incrementó un 22% en 2022, respecto a 2021, según el Segundo Observatorio sobre uso y tendencias de nuevas tecnologías en el sector marítimo-pesquero, desarrollado por la tecnológica española Satlink. Igualmente, según este análisis, el año 2022 también ha consolidado la irrupción de la Inteligencia Artificial (IA) en el sector para la toma de decisiones informadas, tales como la optimización de rutas de navegación a partir de datos oceanográficos y meteorológicos en tiempo real, o la elección de las mejores zonas para faenar, lo que permitiría reducir hasta en un 8% el consumo de combustible y en un porcentaje similar las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Según el Segundo Observatorio de Satlink, basado en datos sobre el impacto de las nuevas tecnologías en una treintena de buques que operan en alta mar en los tres grandes océanos (Atlántico, Pacífico e Índico), en los segmentos pesquero y comercial, las comunicaciones satelitales de banda ancha se han consolidado tanto entre usuarios finales como corporativos (gestión digital de flotas) durante 2022.

El crecimiento de la velocidad apuntado anteriormente (22%) ha provocado, apunta el análisis, unas tendencias que reproducen en el mar las mismas pautas de consumo registradas en tierra, apreciándose una ralentización de las llamadas de voz en favor de un crecimiento del uso de datos (redes sociales, servicios de mensajería, aplicaciones de comunicación y ocio, etc.). Así, durante 2022, se ha registrado una ligera desaceleración de los minutos de llamadas de voz, concretamente del 3% (443.973 minutos en 2022 frente a 457.233 en 2021), y su desplazamiento hacia un mayor uso de los datos: en 2022, se consumieron 38.695 GB, frente a los 37.473 GB de 2021 (+3,26%).

Un año más, el estudio apunta el último trimestre del año como el de mayor consumo de servicios de voz, empujado por las celebraciones navideñas. No obstante, y aunque diciembre sigue siendo uno de los meses que registra mayor consumo de voz (43.361 minutos), este cae un 5,1% en 2022, en favor del incremento en un 6,6% del de datos.

Esta mayor conectividad y acceso a contenidos de entretenimiento impacta favorablemente en el incremento del bienestar de las tripulaciones, uno de los objetivos primordiales de Satlink. La compañía puso en marcha hace ahora dos años su proyecto “Barco Conectado”, que está marcando los pasos de la digitalización del sector marítimo-pesquero, permitiendo, además del bienestar de tripulaciones antes mencionado, optimizar la eficiencia operacional del barco y su seguridad. Así, la digitalización permite la monitorización y soporte remoto del barco, su mantenimiento preventivo y el acceso a sistemas y plataformas de información y previsiones meteorológicas y oceanográficas, además de dotar de herramientas tecnológicas a las tripulaciones para cumplir con una regulación cada vez más exigente en materia ambiental, de gestión y de control.

Irrupción de la inteligencia artificial (IA)

Según el Segundo Observatorio de Satlink, el crecimiento del tráfico de datos está empujado por el auge de nuevos servicios basados en Inteligencia Artificial (IA). Así, y sobre todo en el caso de las flotas pesqueras, se señalan como los más demandados la optimización de la actividad mediante el uso de boyas inteligentes, así como la de rutas a partir de datos oceanográficos e información de fenómenos meteorológicos, y la elección de las mejores zonas para pescar.

Respecto a la optimización de rutas, el estudio señala que la aplicación de IA para su definición a partir de datos oceanográficos e información de fenómenos meteorológicos en tiempo real permitiría reducir los consumos de combustible hasta un 8%, con un ahorro parejo en emisiones de CO2 a la atmósfera. Tomando como referencia los precios actuales del mercado de hidrocarburos, este porcentaje se traduciría en ahorros muy relevantes, con fuertes variaciones según el tipo de buque y actividad.

Esta optimización de costes operacionales, y de nuevo en el sector pesquero, se ve reforzada por el uso de las denominadas boyas inteligentes, y en especial de las selectivas. Estos dispositivos integran ecosondas de distintas frecuencias que, mediante el uso de algoritmos e IA, son capaces de detectar y distinguir, no sólo la cantidad de pescado acumulado bajo ellos, sino también su especie y tamaño. Además de evitar así desplazamientos innecesarios, permiten minimizar la captura de juveniles o de aquellas especies sobre las que puedan existir restricciones, lo que tiene un impacto directo en la sostenibilidad de los recursos.

Según señala Satlink en su análisis, la demanda de este tipo de soluciones se ha incrementado un 30% en el periodo 2020-2022. La compañía estima una ratio de crecimiento superior en los próximos tres años, empujado por sus futuros desarrollos. Satlink trabaja en seguir afinando la estimación de composición de especies para incluir más detalle sobre las de mayor interés comercial, permitiendo a las flotas pesqueras optimizar su actividad al máximo, dentro del cumplimiento de las cuotas de pesca.

Otro campo en el que las herramientas de IA ganan cada vez más fuerza es el de la Observación Electrónica (EM, por sus siglas en inglés), cuyas aplicaciones basadas en Machine Learning permiten el análisis asistido de la actividad pesquera, identificando especies y otros parámetros relevantes en tiempo real. Los sistemas EM graban en video la actividad pesquera a bordo para, posteriormente, analizar las imágenes y evaluar las prácticas en el tratamiento de capturas accesorias (capturas de especies no objetivo del buque) o en el cumplimiento de la normativa, tanto de la actividad pesquera como de las condiciones laborales a bordo.

Así, según el informe, la grabación de “días de mar” se incrementó un 21% en 2022 (25.950 días) respecto los 21.340 días de 2021. Además, el análisis muestra una tendencia clara de crecimiento de este tipo de servicios, teniendo en cuenta que 2021 ya acumuló un crecimiento del 8% respecto al 2020, tendencia reforzada por el cada vez mayor número de barcos que anualmente implementa la solución EM a bordo. En el caso de Satlink, la compañía contaba con 130 embarcaciones monitorizadas activamente en 2022.

Estas tecnologías permiten además dar un paso más para garantizar algo que cobra progresivamente mayor relevancia en la actividad pesquera: la trazabilidad de las capturas. En este sentido, saber cómo, cuándo y de dónde proceden las capturas ha pasado a ser una necesidad para asegurar la sostenibilidad de la pesca, y es un factor cada vez más tenido en cuenta por los consumidores, señala la compañía.

Próximos pasos de la tecnología aplicada a la pesca

Tras el desarrollo de un sistema que aúna en una única pantalla toda la información necesaria para optimizar la actividad (datos y previsiones meteorológicas y oceanográficas, movimientos de bancos o clasificación de especies, entre otros), Satlink ahonda en el desarrollo de nuevas tecnologías capaces de mostrar a las tripulaciones las mejores zonas de pesca, en base a una multitud de parámetros, optimizando el conocimiento sobre las especies y sus comportamientos, gracias a la IA, y afinando al máximo las estimaciones de tamaño de especies. Todo ello con una clara misión: permitir a los pescadores tomar decisiones informadas, mejorando la eficiencia y la sostenibilidad de su actividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD