İstanbul escort bayan sivas escort samsun escort bayan sakarya escort Muğla escort Mersin escort Escort malatya Escort konya Kocaeli Escort Kayseri Escort izmir escort bayan hatay bayan escort antep Escort bayan eskişehir escort bayan erzurum escort bayan elazığ escort diyarbakır escort escort bayan Çanakkale Bursa Escort bayan Balıkesir escort aydın Escort Antalya Escort ankara bayan escort Adana Escort bayan

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

La fusión de la robotización y el trabajo humano, uno de los principales retos de la cadena de suministro para 2023

PUBLICIDAD

Los expertos de Generix Group analizan los desafíos e incertidumbres a los que el sector va a tener que hacer frente en este nuevo año.

La logística va a necesitar personal experto para controlar actividades cada vez más automatizadas y desempeñar labores que precisen de valor añadido.

Tener capacidad para recopilar y procesar datos, como parte del proceso de digitalización, va a ser fundamental para implementar herramientas de Inteligencia Artificial que permitan la gestión de inventario y la optimización de rutas.

El año 2023 que acaba de empezar plantea una serie de retos e incertidumbres a los que va a tener que hacer frente el sector de la logística y el transporte, tal y como han analizado los expertos de Generix Group, compañía especializada en soluciones tecnológicas para la gestión de intercambios B2B y B2C en la cadena de suministro. Entre ellos, destaca el reto de fusionar la colaboración entre los equipos humanos y la robotización para optimizar los procesos de trabajo.

“La logística va a necesitar personal, pero no tanto para mover productos dentro del almacén, ni para preparar envíos o hacer el picking, sino para controlar las actividades cada vez más automatizadas y para las labores que aportan valor añadido. Queda mucho por andar, pero el tren de la robotización ya está en marcha”, afirma Ignacio García, director comercial de Generix Group en España.

Otro de los retos pasa por que las empresas de logística sean conscientes del valor de trabajar con datos como parte del proceso de digitalización y las consiguientes posibilidades de control, gestión, ahorro y mejora que este proceso proporciona. Digitalizar e integrar todo lo posible la operativa no va a ser solamente un desafío sino también la puerta de acceso a los nuevos modos de gestión, así como a los demás retos que tendrán que afrontarse y cuyo éxito dependerá de poder contar con la mayor cantidad de información posible.

Estos datos van a ser claves para afrontar otro de los retos de este año: avanzar en la implementación de la Inteligencia Artificial, algo especialmente relevante teniendo en cuenta que se estima que en este año será adoptada, en mayor o menor medida, por el 75% de las empresas de logística. Con la información recopilada se podrá alimentar una analítica predictiva que permita la gestión de inventario y la optimización de rutas mediante algoritmos que aprendan de la integración de datos. De este modo, se podrá estar preparado de manera anticipada con productos terminados y rutas optimizadas antes de que los clientes realicen sus pedidos.

Un entorno lleno de incertidumbre

Este 2023 el sector de la logística y la distribución va a tener que hacer frente a los retos en un contexto marcado por la incertidumbre en base a tres realidades concretas. La primera de ellas está relacionada con la situación que está atravesando China en referencia a la propagación de la covid-19. Algunas fuentes estiman que solo en el mes de enero podría llegar a contagiarse el 80% de la población del país asiático, lo que supone unos 1.130 millones de personas. En Europa y en otros países de todo el mundo se han tomado urgentes medidas restrictivas para los viajeros procedentes de China, que no solo es gigante en tamaño, sino también a nivel logístico. Tanto es así que se trata de un país clave en las cadenas de suministro mundiales. Por ello, esta nueva situación podría dar paso a una nueva etapa de problemas en la Supply Chain mundial, similares a los vividos en plena pandemia.

Otra gran incertidumbre está estrechamente vinculada con la guerra en Ucrania, que se prolonga sin la perspectiva de un fin inmediato. Más allá de las consecuencias a nivel humano, se encuentran aquellas relacionadas con la crisis energética, que se ha visto agravada con el conflicto armado con la consiguiente repercusión en el precio del combustible y, por tanto, en las materias primas y los bienes de primera necesidad.

Justamente los costes de la energía para consumidores y empresas, así como la propia estructura de fijación de precios, se vieron gravemente alterados por el desmesurado precio del gas. Las medidas urgentes tomadas por la Unión Europea para garantizar el suministro, diversificar las fuentes y limitar los precios han incrementado la incertidumbre empresarial. La excepción ibérica ha creado una situación especial en España y Portugal, pero los mercados de futuro de energía para 2023 mantienen un alto de grado de desconfianza y, hoy en día, continúan con precios elevados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD