- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

La flota atunera española suma una inversión de siete millones de euros a los 17,3 ya invertidos para certificar la sostenibilidad de todas sus capturas

PUBLICIDAD

Ante la tramitación de la Directiva sobre Diligencia Debida, bajo la próxima presidencia española de la UE, aboga por establecer un régimen de control y sanción ambicioso que contribuya a garantizar que los ciudadanos europeos no consumen pescado proveniente de flotas que vulneran los derechos humanos.

La flota atunera española, agrupada en OPAGAC, está acometiendo una inversión de siete millones de euros durante este año y el próximo para, entre otros objetivos, conseguir certificar con el sello MSC (Marine Stewardship Council) todas sus capturas, unas 380.000 toneladas anuales, que representan actualmente el 8 % de las totales mundiales de atún tropical.

Con ello, la flota cierra el círculo de la sostenibilidad integral y se convertirá en la primera del mundo capaz de asegurar a transformadores, comercializadores y consumidor final el origen sostenible de todas sus capturas en los tres océanos en los que opera (Atlántico, Pacífico e Índico). Cabe recordar que nuestra flota ya consiguió certificar con este sello medioambiental la mitad de ellas (seis stocks de atún tropical de un total de 12) en julio de 2022, lo que supuso una inversión de 17.3 millones de euros en el periodo 2018-2022.

Oportunidad para cercar el consumo de pescado ilegal en la UE

Además de en esta vertiente ambiental, la flota trabaja desde 2012 en la garantía a consumidores y a la cadena de valor del atún de la sostenibilidad social de su actividad, referida a las condiciones de trabajo, seguridad y bienestar de las tripulaciones y asegurada con su certificación Atún de Pesca Responsable AENOR. Cabe señalar que la sostenibilidad social supone en torno a un 30 % de los costes operacionales de las flotas responsables, cuya rentabilidad, señala OPAGAC, depende ineludiblemente de la exigencia a las importaciones al mercado comunitario de los mismos estándares en materia sociolaboral.

En este sentido, la flota española valora la oportunidad que representa para la homogeneización de criterios la propuesta de Directiva sobre Diligencia Debida. Actualmente en tramitación, esta obligará a las empresas europeas y a aquellas que operen en el mercado comunitario a justificar que su suministro es sostenible social y medioambientalmente, a lo largo de toda la cadena de valor.

De cara a su próxima negociación y coincidiendo con la presidencia española del Consejo de la Unión Europea en el segundo semestre de este año, la flota aboga por establecer un régimen de control y sanción ambicioso que contribuya a garantizar que los ciudadanos europeos no consumen pescado proveniente de flotas que vulneran los derechos humanos.

En este sentido, la OIT estima que 128.000 personas se encuentran en situación de esclavitud moderna a bordo de buques pesqueros, y son numerosos los casos documentados, especialmente, en el caso de flotas del sudeste asiático. Según los últimos datos disponibles, las importaciones europeas de atún procedentes de flotas de esta región y exentas de aranceles han pasado de representar el 5 % en 2012 a más del 50 % actualmente.

A este respecto y con la finalidad de promover una decisión de compra informada y responsable, OPAGAC demanda que la propuesta de armonización del sistema de etiquetado frontal de los alimentos, cuyo debate se desarrollará previsiblemente también bajo la presidencia española, ponga fin a la laxa normativa actual sobre las conservas de atún y obligue a detallar la especie, el origen y el modo en que fue pescado.

Proyectos en marcha

Para conseguir el sello MSC para el 50 % restante de sus capturas, la flota tiene en marcha dos Proyectos de Mejora de Pesquería (FIP, por sus siglas en inglés) para las especies listado y patudo del Pacífico Oriental y para el patudo y rabil del Índico, con la previsión de entrar en evaluación a finales de 2026 y 2027, respectivamente. Por último, para el listado y el patudo del Atlántico, OPAGAC iniciará un proyecto de mejora este año.

La flota destinará la inversión de siete millones prevista a una decena de proyectos, directos o en colaboración con terceros, que satisfagan las condiciones exigidas para el certificado MSC y en el marco de estos FIP, para minimizar el impacto de la pesquería de cerco atunero en el ecosistema y garantizar la sostenibilidad biológica de los stocks de atún tropical.

Entre los próximos proyectos de la flota, cabe señalar el desarrollo de un programa de tecnología blockchain para garantizar la trazabilidad de las capturas. Asimismo, la flota continuará financiando proyectos que le permitan avanzar en la optimización del uso de los FAD (dispositivos concentradores de peces), mediante la experimentación con materiales no enmallantes y biodegradables, y la verificación del cumplimiento de los límites a su uso establecidos por las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP).

La flota desarrollará, además, proyectos para evaluar y mitigar el índice de mortalidad de especies capturadas incidentalmente, principalmente, tiburones y rayas. En esta área, cabe destacar el desarrollo y mejora, en colaboración con AZTI, de técnicas para facilitar la liberación de estas especies, mediante un innovador dispositivo, denominado hopper y complementado con una rampa habilitada en la cubierta de los buques.

Paralelamente al desarrollo de estos proyectos, OPAGAC sigue trabajando en la mejora de la gestión sostenible de los stocks por parte de las cuatro ORP atuneras, por condicionar la obtención de la certificación MSC, en especial en lo referente al establecimiento de marcos de Evaluación de Estrategias de Captura y medidas adecuadas de gestión, seguimiento y control.

Sobre OPAGAC

Constituida en 1982, la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) es una asociación que agrupa a 9 compañías armadoras de atuneros cerqueros congeladores. Su flota, formada por 48 buques atuneros cerqueros, captura 380.000 toneladas anuales, el 8% de la captura mundial, y faena en los tres principales océanos del mundo -Atlántico, Índico y Pacífico-, bajo la jurisdicción de las cuatro principales Organizaciones Regionales de Ordenamiento Pesquero (OROP) para este tipo de pesca: la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA), la Comisión del Atún para el Océano Índico (CTOI), la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) y la Comisión de Pesquerías del Pacífico Centro-Occidental (WCPFC). La sostenibilidad medioambiental y socioeconómica, y el principio de la transparencia, son la base de la actividad de OPAGAC. www.opagac.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD