- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

El BEI y la Diputación Foral de Bizkaia firman un préstamo de €200 millones para cofinanciar el túnel vial bajo la ría del Nervión

PUBLICIDAD

El enlace urbano subfluvial abordará retos como la falta de alternativas al puente de Rontegi y la alta densidad de tráfico en puntos críticos de la red viaria.

El proyecto será multimodal gracias a una futura infraestructura para el metro y reducirá tiempos en desplazamientos y emisiones de gases de efecto invernadero.

La operación está alineada con la Política de Financiación para el Transporte del BEI.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha firmado un préstamo de €200 millones con Interbiak, sociedad pública foral adscrita al Departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación de Bizkaia, que cofinanciará la construcción de un túnel vial bajo la ría del Nervión, en el área metropolitana de Bilbao.

El proyecto del túnel que conectará las rotondas de Artaza en Getxo con la de Ballonti, ubicada entre Portugalete y Sestao, tiene como objetivo abordar dos desafíos críticos en la red viaria metropolitana de Bizkaia. Primero, ofrecerá una alternativa al puente de Rontegi, que actualmente enfrenta un intenso flujo de tráfico, con hasta 165.000 vehículos diarios en sus picos más altos. Esta situación no solo genera vulnerabilidad en la red, sino que también provoca recorridos más largos y complicados entre ambas márgenes de la ría. Además, el túnel aliviará la alta densidad y congestión de tráfico en la red metropolitana, particularmente en los tramos críticos como la A-8 en la Margen Izquierda, La Avanzada y el corredor del Txorierri. Estas medidas son cruciales para mejorar la fluidez y seguridad del tráfico.

El enlace subfluvial será de 3,9 km de longitud y constará de un túnel de dos tubos, cada uno de ellos con dos carriles de sentido único. Asimismo, la infraestructura tendrá dos intercambiadores y tres intersecciones a nivel. Uno de los valores añadidos del proyecto es que dotará al túnel de una futura infraestructura de transporte multimodal: uno de los tubos tendrá la posibilidad de integrar una conexión ferroviaria que aprovechará el subfluvial para ofrecer a las y los usuarios de metro un tren lanzadera que conecte las dos líneas principales del suburbano, que circulan por ambas márgenes de la ría sin cruzarla. El proyecto del túnel subfluvial aportará múltiples beneficios como el ahorro de tiempo en los desplazamientos de un tráfico urbano rodado muy denso en la zona, y la consiguiente disminución de la polución atmosférica y las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, este enlace mejorará el acceso con el corredor atlántico de la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T) en el nodo urbano de Bilbao.

La operación está alineada con la Política de Financiación para el Transporte del BEI y contribuye a la prioridad de política pública del Grupo BEI ‘Ciudades y regiones sostenibles’ reforzando la cohesión socioeconómica de cinco municipios del área metropolitana de Bilbao, así como proporcionando infraestructuras de transporte compatibles con la planificación de la movilidad regional y urbana.

“Nos complace apoyar este proyecto que será determinante para la futura movilidad de los habitantes de Bilbao con una infraestructura que aliviará la densidad del tráfico rodado en una apuesta por el transporte multimodal y sostenible”, declaró el director de Operaciones del BEI para España y Portugal, Gilles Badot, durante el acto de firma celebrado en Bilbao. “Con esta financiación, el BEI contribuye a la configuración de un transporte más seguro y eficiente, facilitando el movimiento de personas y mercancías mediante una alternativa de conexión subfluvial que será beneficiosa para el desarrollo social y económico de la ciudad”.

“La implicación del BEI en este proyecto es el resultado de un exhaustivo análisis llevado a cabo durante meses, abarcando todas las facetas relevantes: económicas, sociales, medioambientales y técnicas. La aprobación del BEI no solo respalda la idoneidad y viabilidad del proyecto, sino que también subraya su compromiso con las implicaciones medioambientales y de sostenibilidad. Este aval es un claro indicativo de la confianza en la solidez y el potencial del proyecto para Bizkaia, reflejando una visión que prioriza el desarrollo sostenible y la responsabilidad medioambiental. La contribución del BEI, por tanto, no es solo una validación financiera, sino también un respaldo a la alineación del proyecto con los estándares medioambientales más exigentes y su contribución a un futuro más sostenible”, subrayó el diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia, Imanol Pradales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD