- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

También te puede interesar

El 65% de los trabajadores de la AP de Vigo ya se han formado en resucitación cardiopulmonar

PUBLICIDAD

El objetivo de la institución que preside Vázquez Almuiña es el de cardioproteger a trabajadores y ciudadanos que se encuentran en el entorno del Puerto de Vigo, fomentando la formación de voluntarios en maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar y en el uso de desfibriladores semiautomáticos (DESA).

Actualmente existen 32 desfibriladores, tanto fijos como móviles, instalados por empresas e instituciones en diferentes espacios portuarios situados en los 5 ayuntamientos por los que se extiende la zona de dominio público del Puerto olívico.

Esta iniciativa está enmarcada en la estrategia europea Blue Growth del Puerto de Vigo, dentro del proyecto de puerto seguro y saludable, y reafirma los compromisos que mantiene con los hábitos de vida saludable y el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

El 65% de los trabajadores de la Autoridad Portuaria de Vigo se han formado en los últimos meses en maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar y en el manejo de desfibriladore semiautomáticos (DESA), gracias a un acuerdo de colaboración firmado el pasado año entre la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061 y la institución que preside Jesús Vázquez Almuiña.

El objetivo de este acuerdo es el cardioproteger a trabajadores y ciudadanos que se encuentran en el entorno del Puerto de Vigo. Esta iniciativa está enmarcada en la estrategia europea de crecimiento azul que lidera el Puerto de Vigo desde el año 2016, dentro del proyecto de puerto seguro y saludable, y reafirma los compromisos que mantiene con los hábitos de vida saludable y el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

En este contexto, el máximo responsable portuario aboga por la necesidad de “disponer de unas instalaciones más responsables, facilitando un entorno seguro que minimice los riesgos sanitarios, tanto para los trabajadores portuarios, como para el resto de los ciudadanos que utilicen el espacio portuario”.

Cursos de formación para el personal del Puerto

Para ello, en los últimos meses se han llevado a cabo varios cursos de formación en colaboración con Cruz Roja e impartidos en las instalaciones del hospital público Álvaro Cunqueiro, en los que se ha formado a un total de 140 trabajadores de la Autoridad Portuaria de Vigo, es decir, un 65% del personal de la plantilla.

Los cursos fueron impartidos por profesores del área sanitaria, fisioterapeutas, psicólogos, diplomados en enfermería, educadores y trabajadores sociales, y competentes en socorrismo/primeros auxilios, y en él se abordaron los contenidos elementales y las habilidades necesarias para poder hacer frente, de una manera efectiva y segura, a las técnicas de reanimación cardiopulmonar, así como al manejo de un aparato desfibrilador semiautomático ante situaciones de emergencia.

Para ello, los trabajadores portuarios conocieron de primera mano el funcionamiento teórico del DESA y la secuencia del Soporte Vital Básico, aprendieron a utilizar un DESA en el contexto del Soporte Vital Básico, así como a reconocer el tipo de complicaciones que pueden existir al utilizar un DESA.

Numerosos desfibriladores localizados en zona portuaria

Actualmente existen 32 desfibriladores, tanto fijos como móviles, instalados por empresas e instituciones en diferentes espacios portuarios situados en los 5 ayuntamientos por los que se extiende la zona de dominio público del Puerto olívico, esto es: Vigo, Redondela, Moaña, Cangas y Vilaboa.

Según valoró el presidente portuario, en situaciones de parada cardiorrespiratoria la disponibilidad inmediata de medios técnicos como los desfibriladores resulta “imprescindible” para abordar con éxito las maniobras de reanimación, con el apoyo de las urgencias sanitarias, garantizando, de esta forma, la continuidad asistencial. En este sentido, el objetivo es incrementar tanto el número de desfibriladores como el de personal formado en su uso, ya que, en palabras del máximo responsable portuario, “puede salvar muchas vidas”.

Una parada cardiorrespiratoria cada 20 minutos

En España se producen anualmente cerca de 24.500 paradas cardiorrespiratorias, o lo que es lo mismo, una cada 20 minutos. Se calcula que la supervivencia de las personas que sufrieron una parada cardiorrespiratoria se reduce en un 10% cada minuto que pasa. En este sentido, los casos en los que la parada cardiorrespiratoria es causada por una fibrilación o una taquicardia ventriculares sin pulso, la desfibrilación eléctrica es el único tratamiento eficaz, siendo su precocidad el factor que más contribuye en la supervivencia de los pacientes. Asimismo, la realización precoz de maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) por parte de testigos, alarga el tiempo en el que la desfibrilación es efectiva y se ha demostrado que duplica la supervivencia de los afectados.

En situaciones de parada cardiorrespiratoria, la disponibilidad inmediata de medios técnicos como los desfibriladores, resultan imprescindibles para abordar con éxito las maniobras de reanimación, con el apoyo de las urgencias sanitarias, garantizando de esta forma la continuidad asistencial.

La Comunidad Autónoma de Galicia ha sido pionera en la legislación e implantación de desfibriladores externos semiautomáticos en España. En este contexto, la Consellería de Sanidade, a través de la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061, gestiona un programa de colaboración ciudadana en la atención de PCR en la vía pública denominado “Acude e Axuda”.

Se trata de un programa pionero en España que tiene por finalidad registrar un grupo de personas voluntarias, formadas en reanimación cardiopulmonar y en el manejo de desfibriladores externos semiautomáticos que cubran todo el territorio gallego, creando así una red de posibles salvadores de vidas (reanimadores), haciendo de Galicia una Comunidad “cardioprotegida”.

Este programa posee una aplicación para móvil que tiene registrada la localización de los distintos desfibriladores, así como la ubicación de los voluntarios con formación. Así, en caso de sospecha de parada cardiorrespiratoria, el sistema envía un mensaje de texto al móvil de los voluntarios más próximos al paciente, informándoles tanto de la ubicación del enfermo como del desfibrilador más próximo a éste, así como pautas de actuación a la espera de que lleguen los servicios sanitarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
PUBLICIDAD