MARINA DE RECREO / DEPORTIVA

Didac Costa (One Planet One Ocean) cruza el ecuador

 

  • Alex Thomson sigue realizando reparaciones para continuar la regata.
  • Un atípico anticiclón de Santa Helena complica el Atlántico Sur

El navegante español Didac Costa ha cruzado el ecuador geográfico y empieza su fase de navegación por el océano Atlántico Sur. El tiempo empleado desde la salida de la 9ª Vendée Globe, el pasado 8 de noviembre en Les Sables d’Olonne, hasta cortar el meridiano 0º, ha sido de 15 días, 1 hora y 43 minutos, después de recorrer 3.526,1 millas náuticas a un promedio de 9,7 nudos.

Didac Costa se mantiene en el compacto grupo de cuatro barcos, junto a Medalia (Pip Hare), La Mie Câline-Artisans Artipôle (Arnaud Boissières) y Groupe Sétin (Manuel Cousin). El cuarteto navega muy agrupado, con una separación de solo 50 millas desde hace días, en la disputa del vigésimo puesto de la clasificación. El navegante español ha cruzado el ecuador en el puesto 21º, a una decena de millas de la regatista Pip Hare, y sin apenas ventaja sobre Arnaud Boissières.

En los últimos días descendiendo por el hemisferio Norte, el One Planet One Ocean ha visto ralentizada su marcha en la zona de calmas ecuatoriales, a diferencia de otros grupos de barcos que le preceden, y que la atravesaron sin apenas aminorar su velocidad al estar las calmas poco activas.

Didac Costa afronta ahora la segunda gran fase del recorrido de la Vendée Globe, que discurre hasta el cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica. La atípica meteorología vivida en el hemisferio norte con la tormenta tropical Theta y el anticiclón de Santa Helena partido y disperso en varias áreas, está siendo un complicado obstáculo en la ruta hasta Buena Esperanza, antesala de los mares australes y sus fuertes borrascas en los temidos 40 Rugientes, que el español ya cruzó con éxito en sus dos anteriores regatas de vuelta al mundo sin escalas con su mismo barco One Planet One Ocean.

Alex Thomson repara su Hugo Boss

El navegante británico alertó de daños estructurales en los refuerzos longitudinales de la zona de proa a las 20:00 horas del pasado 21 de noviembre. Inmediatamente redujo trapo para mantener la mínima velocidad posible, y tomó un rumbo a favor del oleaje para evitar que la proa recibiera impactos con el mar. Consultado su equipo de tierra, junto a los diseñadores e ingenieros del Hugo Boss, prepararon un plan para realizar la reparación a bordo. Como es habitual, los participantes llevan a bordo herramientas, piezas y materiales para solucionar averías y roturas.

Thomson inició los trabajos 12 horas más tarde y está acometiendo las últimas labores, manteniendo una baja velocidad, pero ya con el mismo rumbo de la flota.

El británico lideraba la flota y ha sido superado por varios rivales, ocupando en la clasificación de las 15 horas el quinto puesto, pero con cinco barcos más capaces de superarle si se demora varias horas más en volver a navegar normalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *