- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Angel GARCIA CARRAGAL (España), «Isla de Tambo, Leyenda para el verano»

PUBLICIDAD

Desde que la gestión de la Isla de Tambo pasó a manos Concello de Poio, por cesión del Ministerio de Defensa, son muchas las personas que la vienen visitando a través de las excursiones que organizan dos compañías de transporte marítimo con salida desde el puerto de Combarro.

No es la primera, ni será la última vez, que traigo a este sección algo escrito en relación con la ‘misteriosa isla de las apariciones’ que preside la Ría de Pontevedra, porque “hablar o escribir algo sobre la Isla de Tambo, sobre sus prodigiosos acontecimientos y sobre sus hechos históricos, es siempre agradable, interesante y sugestivo” (Revista Chan. 1970)

Repasando la abundante hemeroteca existente, hoy haré un breve relato sobre uno de los acontecimientos de leyenda y más trascendentales acaecidos en la isla en el otoño del año 532: la aparición del arcángel San Miguel.

Galicia se hallaba entonces bajo la dominación de los suevos, -seguidores del hereje Arrio- que perseguían brutalmente a los cristianos que huían de los arrianos hacía otros lugares. Dícese en la leyenda que uno de aquellos cristianos, el obispo Autberto buscó refugio en la isla de Tambo haciendo allí vida de anacoreta y permanente oración. Es a éste a quien en una tarde otoñal de aquel año 532 se le aparece el arcángel San Miguel ordenándole que en la isla llamada ‘Tumba’ fundase una ermita a su nombre y allí fuese venerado como ya se hacía en un santuario del Monte Gárgano (Italia).

Autberto recela de la aparición y deja pasar un tiempo hasta que de nuevo la visión se repite y el glorioso arcángel le ordena abriese los cimientos del santuario. El obispo así lo hizo y durante el tiempo que duraron las obras se sucedieron nuevas apariciones de San Miguel, quien en una de ellas pide que se remuevan dos grandes piedras para la cimentación de entre las cuales brota con abundancia agua potable de la que hasta ese momento carecía la isla.

Esta es una de las versiones que localicé en la desaparecida revista ‘Chan’ (1970). Y se me antoja que puede ser confundida con la versión más oficial de que al obispo Auberto d’Avranches se le atribuye la fundación de la abadía del Monte Saint-Michel en la isla de Tumab en las costas de Normandía. Esta otra leyenda describe que tuvo hasta tres visiones en las que el Arcángel Miguel se le aparecía en sueños y le daba instrucciones «para construir un oratorio en una isla rocosa llamada Tumba». El santuario debía ser, según la descripción del arcángel, una réplica del santuario de Monte Gárgano, en Italia.

Dos versiones de una misma aparición atribuidas a dos islas de casi el mismo nombre: isla de Tambo en la ría de Pontevedra e isla de Tombe en las costas de Normandía. En ambos casos no dejan de ser una leyenda que ‘asegún’ cada quién puede creerlas o no. Mi deseo es de que las disfruten.

https://cousasdecarragal.blogspot.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img