MARINA DE RECREO / DEPORTIVA

Alex Thomson ha cruzado el ecuador, Didac Costa mantiene su ritmo regular y es el vigésimo clasificado

 

  • Alex Thompson, a bordo del Hugo Boss, ha cruzado el ecuador geográfico. El navegante británico, que lidera la flota de 32 embarcaciones, ha empleado 9 días, 23 horas y 59 minutos en lograrlo. Thomson no ha rebajado el récord de 9 días, 7 horas y 2 minutos que él mismo estableció en 2016, en la pasada edición de la Vendée Globe.

El grupo delantero de la flota ha logrado cruzar la temible zona de calmas ecuatoriales sin detenerse, al estar éstas muy poco activas. Sin embargo, la primera borrasca que arreció a los participantes de la Vendée Globe 48 horas después de tomar la salida, y la tormenta tropical Theta unos días más tarde, impusieron unas difíciles condiciones de navegación que ralentizaron considerablemente la velocidad de los IMOCA 60.

Tras entrar en el hemisferio Sur, el siguiente obstáculo será el anticiclón de Santa Helena. Esta fuerte alta presión, similar a la famosa de las Azores en el Atlántico Norte, se interpone en su rumbo directo hacia el cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, pórtico de entrada a los temibles océanos australes. Sortearlo con éxito o caer en sus calmas puede marcar diferencias decisivas.

Parte de daños

Los fuertes vientos y las olas majestuosas han provocado averías y roturas en algunas embarcaciones, siendo las más importantes las sufridas por el Corum L’Eparge de Nicolas Troussel y el Charal de Jeremie Beyou.

Durante la noche de la octava jornada, mientras estaba en el interior del Corum L’Epargue, Troussel oyó un fuerte crujido. Cuando salió a cubierta en busca de la causa, vio que su mástil se había roto. Sin otros daños en el barco ni lesiones personales, puso en marcha su motor para dirigirse hacia el archipiélago de cabo Verde.

Jeremie Beyou, uno de los grandes favoritos para ganar esta Vendée Globe, sufrió una serie de roturas y problemas encadenados durante la primera borrasca que sorteó la flota. Un timón dañado tras golpear con un objeto frenó bruscamente su barco, propiciando que se arrancara una polea sujeta a la cubierta. Cuando más tarde realizaba una trasluchada, restos de la fibra de carbono cizallaron la burda (cabo tensor que sostiene el mástil hacia popa) y obligaron al skipper a regresar a Les Sables d’Olonne. Tras una estresante navegación, arribó al puerto de salida con margen de tiempo para que su equipo reparara los daños, y poder tomar de nuevo la salida ayer 17 de noviembre antes de que de finalizase el tiempo límite reglamentario para hacerlo.

Didac Costa a buen ritmo

La experiencia del español Didac Costa le está permitiendo realizar una buena regata, a bordo de su ya veterano One Planet One Ocean. Pese a ser uno de los barcos más viejos (botado en 2000) de la flota, Costa está sacándole buen rendimiento, pero sin forzarlo. Sus acertadas decisiones tácticas en la ruta que está siguiendo y su buen hacer marinero, anticipándose y preparando el barco antes de las borrascas, le han permitido avanzar sin contratiempos y de manera eficaz. Sabedor de que la flota se “rompería” en grupos como lo ha ido haciendo, el español se encuentra un paso por delante del potencial de su barco, con el que ya ha completado anteriormente dos vueltas al mundo sin escalas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *