Personal

300 000 marinos atrapados en el mar: la creciente crisis del cambio de tripulaciones exige que los Gobiernos actúen con mayor rapidez

 

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) calcula que actualmente hay unos 300 000 marinos en el mundo atrapados trabajando a bordo de buques —debido a la crisis del cambio de tripulaciones provocada por las restricciones gubernamentales transfronterizas y de viaje relacionadas con el COVID-19— y un número igual de marinos desempleados en tierra que están aguardando para relevarlos, lo que supone un total de 600 000 marinos afectados por esta crisis.

Hoy se cumple un mes desde que la ITF dijera “¡Ya basta!” a los Gobiernos del mundo y afirmara que la federación y nuestras organizaciones afiliadas ayudaríamos a la gente de mar del mundo a ejercer su derecho a dejar de trabajar, darse de baja y ser repatriada tras finalizar su contrato.

El secretario general de la ITF, Stephen Cotton, señala que en el mes transcurrido desde el 15 de junio ha habido algunos cambios positivos, pero que los Gobiernos han avanzado poco en la introducción de las exenciones prácticas y protocolos necesarios para apoyar cambios de tripulaciones efectivos a escala mundial.

“Hay 300 000 marinos atrapados trabajando a bordo de esos buques, y otros 300 000 enfrentan la ruina financiera en su país, desesperados por incorporarse a esos buques y comenzar a ganarse la vida nuevamente. Los Gobiernos son el mayor obstáculo para resolver la creciente crisis del cambio de tripulaciones”, indicó Cotton.

“Los Gobiernos deben darse cuenta de que, sin el restablecimiento exitoso del cambio de tripulaciones, no es sostenible ni aceptable tener a un número cada vez mayor de marinos atrapados a bordo de buques en todo el mundo, fatigados y obligados a continuar trabajando, poniéndose en peligro a sí mismos, a sus buques y a nuestro medioambiente marino.

“Los marinos y sus sindicatos están sumamente preocupados por el riesgo para la vida, los bienes y el medioambiente ante el aumento diario de las probabilidades de una o varias catástrofes de grandes proporciones. Los Gobiernos deben actuar antes de que mueran más personas o, peor aún, ocurra un gran desastre marítimo. Es necesario actuar con urgencia.

“Dejamos claro el mes pasado que la ITF y nuestras organizaciones afiliadas estamos preparados para apoyar a la gente de mar a que ejerzan su derecho a dejar de trabajar, darse de baja y regresar a sus hogares una vez hayan finalizado sus contratos y puedan hacerlo en condiciones seguras. En el último mes hemos proporcionado asesoramiento y asistencia a miles de marinos para que puedan hacer valer este derecho fundamental”, añadió.

Por su parte, el presidente de la Sección de Gente de Mar de la ITF, Dave Heindel, afirmó que la ITF y nuestros interlocutores sociales hemos hecho todo lo posible para hacer sonar la alarma y presionar para que se introduzcan cambios prácticos que permitan realizar los cambios de tripulaciones.

“Hemos trabajado con nuestros socios para encontrar soluciones prácticas y proponerlas a los Gobiernos. Encomiamos a los Gobiernos que han introducido opciones para que la gente de mar desembarque y sea relevada por nuevas tripulaciones, tales como visados en el punto de llegada y exenciones de visados, pero la triste realidad es que, a escala mundial, los Gobiernos no están haciendo ni por asomo lo que se necesita, y algunos Gobiernos incluso han retrocedido”, señaló Heindel.

“No es aceptable que algunos países hayan retirado el permiso para bajar a tierra o hayan restringido el número de personas a las que se permite cruzar sus fronteras cada día. Aquellos países que dependen del comercio marítimo, como Australia y Rusia, deben poner de su parte en este sentido.

“También hemos dejado claro que nosotros y nuestras organizaciones afiliadas haremos un seguimiento a los 13 Gobiernos que asumieron compromisos este mes en la Cumbre Marítima Internacional Virtual sobre Cambios de Tripulación organizada por el Reino Unido. Tenemos previsto pedirles cuentas y alentar a otros a que se unan a estos Gobiernos progresistas. Esta crisis requiere que todos los Gobiernos elaboren una solución unificada que tome en serio las necesidades de la gente de mar del mundo. Las buenas palabras de los Gobiernos han dejado de ser una solución aceptable.

“La familia de la ITF también denunciará cualquier intento de intimidar a la gente de mar o ponerla en una lista negra por ejercer su derecho humano a dejar de trabajar y ser repatriada una vez finalizado su contrato, y defenderemos a los marinos de cualquier intento de culparlos por las consecuencias inevitables de que la flota mundial opere con tripulaciones cada vez más fatigadas.

“Exhortamos de nuevo a los Gobiernos a adoptar medidas sobre los visados, la cuarentena y los vuelos para que se puedan restablecer cambios de tripulaciones efectivos para esta fuerza laboral mundial. Estamos dispuestos a examinar otras opciones para ejercer influencia sobre más Gobiernos a fin de que se tomen en serio esta crisis”, indicó Dave Heindel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *