Policía portuaria: Un paso al frente (2 de 2)

Óscar Villar Serrano
Capitán de la Marina Mercante
Doctor en Náutica y Transporte Marítimo
Duly Authorized Officer for Maritime Security

…   …   …

4.- Seguridad ciudadana y orden público portuario:

Los grandes puertos del sistema portuario español, están a su vez rodeados de grandes ciudades, y en algunas de ellas son incluso el “corazón” de las mismas, por lo que el Cuerpo Nacional de Policía se viene ocupando de la seguridad ciudadana, entre otras por razones eminentemente prácticas, si bien desde el punto de vista legal, nada impide que dichos cometidos sean ejercidos por la guardia civil, que no obstante, habitualmente tendrá menos efectivos dedicados a tareas de seguridad ciudadana, aunque si dispondrá de otros importantes efectivos dentro del recinto portuario, como el Servicio Fiscal de la Guardia Civil, con competencias específicas bien definidas como reguardo fiscal, pero no especialmente implicados en la seguridad ciudadana. Por lo tanto, al no estar bien especificadas las competencias en este y otros ámbitos policiales en el entorno portuario, es preciso atender a compromisos de eficacia y eficiencia a la hora de acometer tales funciones, dado que lo importante al fin y al cabo de cara a la sociedad, es que se le solucionen los problemas derivados de la seguridad ciudadana.

Figura nº 9.- Embarcación de la Policía portuaria para la vigilancia del espacio marítimo portuario.

Existe, sin duda, un problema latente de delimitación de funciones policiales en el ámbito portuario, sin citar a las policías locales que en ocasiones demandan competencias en dicho entorno, dado que muchos puertos están integrados en los propios municipios, con una delgada frontera en la interfaz puerto-ciudad, por lo que los puertos en ocasiones son parte integrante de los propios municipios. Además, otras policías como las autonómicas, con especiales competencias en Cataluña y País Vasco, también miran a los puertos con pretensiones de intervención en los mismos, en función de la importancia que estos adquieren para el desarrollo de la economía y el turismo, así como fuente de ingresos que repercute en las Comunidades Autónomas de forma significativa.

De acuerdo con el criterio de la Autoridad Portuaria, la situación actual es que en unos puertos se han fomentado las capacidades, actitudes y formación de las policías portuarias, dotándolas de medios y equipos hasta equipararlas casi con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, mientras que en otros las policías portuarias, rebajadas a la categoría de vigilantes jurados, han estado relegados exclusivamente a tareas administrativas de bajo perfil policial, como lo son el control de descarga, de atraques en muelles, de aguada a buques, de entrada en zonas de servicio y acceso portuario; no haciendo visible su condición de agente de la autoridad en el desempeño de sus funciones tal y como reconoce la legislación en vigor (RDL “2/201- TRLPEMM).

Figura nº10.- Placa identificativa de Policía Portuario

Estos policías Portuarios, convertidos en Guardamuebles, que inexplicablemente quedaron excluidos de la Ley 4/2015 de 30 de marzo de Seguridad Ciudadana, y cuyas competencias y misiones tienen bien asumidas otras “Harbour Polices”, que operar en otros puertos de primer nivel de nuestro entorno europeo, donde tienen una completa asignación de misiones relacionadas tanto con la seguridad ciudadana y orden público en el entorno portuario, como atribuidas funciones relevantes en el entorno del Código ISPS/PBIP, de protección de buques e instalaciones portuarias, incluidos los espacios marítimos portuarios (zonas I y II), sin detrimento de las competencias de otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en este entorno.

Por lo tanto, si se pretende aprovechar el potencial humano disponible actualmente en los efectivos de la Policía Portuaria que ejerce sus funciones en el sistema portuario de Puertos del estado, es preciso que de forma inmediata, el cuerpo y el servicio de la Policía Portuaria, establecido por Ley en el Art. 296 del R.D.L 2/2011- TRLPEMM), que actualmente está pendiente de una redefinición y de una normativa específica de sus funciones y competencias, que refuerce su condición de agentes de la autoridad, dotándoles de la formación adecuada, para que sean capaces de asumir funciones de seguridad y custodia en las instalaciones portuarias, aprovechando las capacidades de sus miembros e igualándolos a los que ejercen funciones similares en el entorno portuario europeo, funciones que además en ocasiones son sumamente específicas.

5.- Las propuestas de futuro en un entorno portuario europeo

A este respecto, es preciso definir un reglamento que clarifique las funciones y misiones de la Policía Portuaria en el ámbito portuario, incluyendo el citado reglamento en una modificación de la Ley 4/2015 de 30 de Marzo de Protección de la Seguridad Ciudadana, y modificando e incluyendo sus funciones en el Real Decreto 1617/2007, relativo a Protección de Buques e Instalaciones Portuarias, así como lo que se especifique en el Reglamento de Explotación y Policía, de acuerdo con lo establecido en el Art. 295 del R.D.L. 2/2011 (TRLPEMM).

Figura nº 11- Harbour Police (Harbour Master División) – Puerto de Rotterdam

6.-Propuesta de regulación del régimen de las Policías Portuarias.

De las Policías Portuarias:

Artículo 1.

1. Las Autoridades Portuarias contarán con cuerpos de policía propios, denominados genéricamente Policía Portuaria, de acuerdo con lo previsto en la presente ley y en el Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

2. Dichos cuerpos actuarán en el ámbito territorial del dominio público portuario marítimo-terrestre respectivo, así como las zonas adyacentes al puerto que tengan incidencia en la protección del mismo en base al artículo 10.b. del Real Decreto 1617/2007 de 7 de diciembre por el que se establecen medidas para la mejora de la protección de los puertos y del transporte marítimo.

3. Los Cuerpos de Policía Portuaria podrán llevar a cabo actuaciones fuera del ámbito territorial en situaciones de emergencia, ante la observancia de un delito flagrante o ante el requerimiento de las autoridades competentes.

FIGURA 12.- Herbour Police de Falmouth (UK).

Artículo 2.

1. Los Cuerpos de Policía Portuaria son institutos armados, de naturaleza civil con estructura y organización jerarquizada, rigiéndose, por su régimen estatutario, al servicio de la Autoridad Portuaria y cuando así se determine a las órdenes del Ministerio del Interior a través de las Delegaciones del Gobierno, con adecuación que exija la dependencia de la Administración correspondiente, y las disposiciones dictadas al respecto por el Organismo Público de Puertos del Estado, y por el reglamento específico desarrollado en base al artículo 295 del Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante y demás normas dictadas por las correspondientes Autoridades Portuarias.

2. Por lo que respecta al ejercicio de los derechos sindicales, y en atención a la especificidad de las funciones de dichos cuerpos, les será de aplicación la Ley que se dicte en cumplimiento de lo establecido en el Reglamento de Explotación y Policía redactado por Puertos del Estado, y con la aprobación del Ministerio de Fomento y el Ministerio del Interior, una vez publicada la norma en el B.O.E.

Artículo3.

1. Los Cuerpos de Policía Portuaria deberán ejercer las siguientes funciones:

a) Proteger a las autoridades en el recinto portuario y llevar a cabo la vigilancia y custodia de los edificios e instalaciones de las Autoridades Portuarias, sin perjuicio de las competencias asignadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

b) Ordenar, señalizar y dirigir el tráfico de vehículos de acuerdo con lo establecido en las normas de circulación y controlar la seguridad del tráfico marítimo en aguas portuarias de acuerdo con lo establecido en la normativa marítima y las instrucciones que emanen de la Autoridad Portuaria / Capitanía Marítima, así como elaborar las correspondientes denuncias en el ejercicio de dichas funciones.

c) Instruir atestados por accidentes de circulación en el recinto portuario.

d) Policía Administrativa, en lo relativo al Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, reglamentos y demás ordenanzas portuarias, dentro del ámbito de su competencia.

e) Participar en las funciones de Policía Judicial. Para el cumplimiento de estas funciones, los integrantes de los Cuerpos de Policía Portuaria tendrán el carácter de colaborador de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

f) La prestación de auxilio, en los casos de accidente, catástrofe o calamidad pública, participando, en la forma prevista en las Leyes, en la ejecución de los planes de Protección Civil, colaborando como en ellos se determine, y en las acciones previstas en la activación del PEI (Plan de Emergencia Interior), PIM (Plan Interior Marítimo) y PPBIP (Plan de Protección de Buques e Instalaciones Portuarias).

g) Efectuar diligencias de prevención y cuantas actuaciones tiendan a evitar comisión de actos delictivos en el marco de colaboración establecido en las Juntas Locales de Seguridad.

h) Vigilar los espacios y aguas del dominio público portuario marítimo-terrestre y colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con las Policías Autonómicas en los casos necesarios.

i) Cooperar en la resolución de los conflictos privados cuando sean requeridos para ello.

2. Las actuaciones que practiquen los Cuerpos de Policía Portuaria en el ejercicio de las funciones previstas en los apartados c) y g) precedentes deberán ser comunicadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado competentes.

Artículo 4.

1. Las Autoridades Portuarias formarán parte de las Juntas Locales de Seguridad de los municipios que cuenten con Puertos de Interés General del Estado dentro de su término municipal.

2. Las Autoridades Portuarias podrán constituir una Comisión de Seguridad Portuaria, vinculada a la Junta Local de Seguridad. Dicha comisión será el órgano competente para establecer las formas y procedimientos de colaboración entre los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su ámbito territorial.

El articulado que se cita es solo una idea más o menos definida de las funciones y actuaciones de la Policía Portuaria en el ámbito de lo que pueden ser sus competencias. Sin duda que la formación de las nuevas promociones, extensible a los agentes ya en servicio en las distintas Policías Portuarios del sistema portuario español, contribuirá a optimizar el empleo de los efectivos materiales y humanos asignados a las Policías Portuarias, contribuyendo a aumentar su eficacia y a definir sus funciones, disminuyendo el número de efectivos necesarios de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en los recintos portuarios, considerando la especifico de los mismos en el marco legal actual, y la vocación empresarial y de autogestión de las Autoridades Portuarias.

7.- La seguridad y sus amenazas para el futuro, todo un reto

Es preciso fomentarla conciencia de protección portuaria en el ámbito de los establecido en el Real Decreto 1617/2007 de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para la mejora de la protección de los puertos y del transporte marítimo.

Figura nº13.- Ataque del Estado islámico a un puerto petrolero

Debemos ser conscientes del desarrollo potencial del terrorismo internacional implica la necesidad creciente de proteger las estructuras portuarias, incluidos sus espacios marítimos, que todos los esfuerzos de protección suman, y como un solo ataque a un puerto tendría costes inasumibles tanto económicos, como de perdida de tráfico y provocaría un aumento de las pólizas de seguro de todo tipo, considerando además los costes posteriores necesarios para mejorar la seguridad del puerto afectado y la pérdida de confianza de sus clientes, además del tiempo y coste económico necesario para que estos la recuperen.

Por supuesto que soy consciente de que la acción de la Policía Portuaria en la vigilancia de los espacios marítimos portuarios, la cual tiene específicamente encomendada, no impediría una acción del terrorismo radical, pero es preciso considerar que todos los esfuerzos suman en esa lucha, y que actualmente la vigilancia de los espacios portuarios marítimos lamentablemente es muy deficitaria en la mayoría de los puertos del sistema portuario español, especialmente cuando hay atracados barcos que casos de ser atacados podrían generar una gran catástrofe, como lo son gaseros, petroleros, buques tanques químicos que transportan (SNPP) sustancias nocivas potencialmente peligrosas, incluidos los cruceros que ya son capaces de transportar más de 5.000 pasajeros en un solo buque. Estos barcos deben estar bien protegidos en sus atraques, no solo por sus accesos terrestres, sino también por la banda de la mar.

Figura nº 14.- Protección de un crucero por una unidad marítima armada

Es patente que para acceder a este tipo de buques por tierra es muy difícil, y es preciso pasar por numerosos controles y barreras de seguridad, pero esos mismos barcos están casi desprotegidos por la banda contraria a la del atraque, por la mar, y recordemos que la historia nos enseña que siempre que un puerto ha sido objeto de un gran ataque, lo ha sido por la mar. Un solo ataque a un crucero atracado en puerto supondría la práctica desaparición del tráfico de cruceros en el mismo, por otro lado, sería inconmensurables los desperfectos sufridos por una instalación portuaria en caso de sufrir un ataque por parte de un buque LNG o LPG, y la propia población caso de un ataque deliberado contra un barco que transporte (SNPP) sustancias nocivas potencialmente peligrosas, especialmente si son compuestos volátiles; y si bien no existen experiencias previas contrastables, y es preferible no pensar en ello, ni siquiera imaginarlo, sin embargo es preciso hacerlo, la seguridad portuaria tiene sin duda un coste pero es mucho mejor pagarlo que caer en el falso optimismo del “aquí nuca pasa nada”. Recordemos que no hay enemigo pequeño y el mejor objetivo para un acto terrorista es el más desprotegido.

Estamos ante esa incertidumbre, y España progresa sin duda en sus resultados económicos, en los cuales tienen gran influencia la actividad portuaria, dicha incertidumbre, en caso de un ataque terrorista, deriva de que es una acción por sorpresa, en la que pierden la vida en ocasiones cientos de personas y otros tantos sufren heridas, realizada por un enemigo anónimo, que no puede distinguirse fácilmente del resto de los ciudadanos, que es fácilmente infiltrable, que funciona con una racionalidad diferente, ya que es producto del fanatismo, que no tiene conciencia ni remordimiento por el mal que hace, que no discrimina en sus objetivos, que no le importa, si es necesario, inmolarse, ya que así entiende que se asegura el paraíso prometido en el más allá y que, además, en este caso, como en otros que vivimos ya de modo cotidiano, ha podido prepararse con tiempo suficiente.

La reacción inmediata de los ciudadanos ante este tipo de ataques es pensar que, en lugar de ser un ataque aislado, pueda volver a darse o pueda ser parte de una cadena de atentados. Esto hace que muchos de ellos reaccionen con miedo y, en algunos casos, con pánico. Son estas situaciones las que producen un mayor deterioro en la actividad económica, a mayor miedo mayor paralización de la vida económica.

En todo caso, lo más importante de cara al futuro, es evitar que dichos actos asesinos se reproduzcan en España, en otros países europeos o en Estados Unidos, lo que socavaría todavía más la confianza, aumentaría la incertidumbre y podría producir una recesión o una caída de la actividad mundial. Mientras tanto, es preciso arbitrar el mejor antídoto contra una caída de la actividad económica. Además, es fundamental evitar que los terroristas alcancen su segundo objetivo, que es amedrentar a la población y provocar una recesión económica en un momento en el que casi todas las economías del mundo están reanudando una senda de crecimiento más vigorosa y estable que la de los años anteriores, incluida la economía española, recordando siempre que somos un objetivo de ese terrorismo integrista, somos el siempre añorado “Al Andalus”.

BIBLIOGRAFíA

1.- Carmona Pérez, C. (2016): Las policías portuarias en España, estructura, actividad y evolución. Tesis Doctoral. Universidad Carlos III. Madrid.
2.- González Laxe, F. (2004): Economía Marítima y tipologías portuarias. Boletín ICE. 2717-21-33.
3.- González Laxe, F. (2005): Puertos y Transporte marítimo: Ejes de una nueva articulación global. Economía mundial, 12:123-148.
4.- Jar Consuelo, G. (2000): Modelos comparados de policía. DyKinson. Madrid.
5.-Jaime Jiménez, O. (2000): Policía, terrorismo y cambio político en España. Tiran lo Blanch. Valencia.
6.- López-Nieto y Mallo F. (1986): Seguridad ciudadana y orden público. El Consultor. Madrid.
7.- Lavery, D. (2003): Maritime security. The need for a global agreement. Maritime Economist & Logistic 3:311.
8.- Muñoz Leonisio M. Mar et all (2017): Impacto económico portuario: Revisión de la literatura: International Conference on Regional Science. Universidad Pablo Olavide. 15-16 y 17 de noviembre. Sevilla.
9- Puertos del Estado (2016): Bases de la Convocatoria para cubrir plazas de Policías Portuarios. Autoridad Portuaria de Tarragona.
10.- Universidad Politécnica de Madrid (2013): Curso de

Compartir...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

1 Comentario

  1. Nikolas Samoschiny dice:

    busco trabajo de seguridad maritima y portuaria, mi whatsapp +584245517079

Dejar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR